jueves, 6 de mayo de 2021

Verona VI – Chiesa de san Fermo Maggiore

Situada a orillas del río Adige, muy cerca del puente Navi, la iglesia de san Fermo Maggiore es una preciosidad. Está consagrada a dos mártires, san Fermo y san Rustico, que fueron asesinados en el 304. Sus restos fueron depositados en una basílica que fue construida en su honor en el siglo V y que podemos ver parcialmente en la actualidad gracias a unos trabajos de excavación realizados en 2004.





Los benedictinos, que habían llegado aquí en 1065, para cuidar de la basílica y del monasterio adyacente, remodelaron la iglesia según el estilo de Cluny. Con el fin de no mover las reliquias, mantuvieron los cimientos, por lo que ahora encontramos dos iglesias, una encima de la otra.





Los monjes pintaron más de setenta frescos, incluyendo la flor de seis pétalos, un antiguo símbolo de Jesucristo resucitado, entre imágenes votivas que recubrían las columnas, pero no os los puedo mostrar porque no estaba permitido hacer fotografías.



En 1261, los franciscanos tomaron el relevo de la custodia de estas reliquias, remodelando la iglesia alta con ventanas góticas. La puerta de bronce es, sin embargo, mucho más moderna, y data de 1997. Fue creada por Luciano Minguzzi y nos cuenta en veinticuatro episodios (yo veo solo 22) la vida de los dos santos.




La iglesia tiene una sola nave que termina en cinco ábsides, con numerosas capillas en ambos laterales. La obra más notable es el mausoleo de la familia Brenzoni. Su configuración es algo inusual, ya que combina la tumba en el suelo con un monumento en la pared que semeja una escena teatral en la que el telón es sostenido por ángeles. Pisanello (1395-1455) fue el pintor, mientras que Nanni di Bartolo (activo entre 1419 y 1451) se encargó de las esculturas.




En el púlpito, en la nave derecha, encontramos otra excelente colaboración entre dos artistas: Antonio da Mestre y el pintor Martino da Verona. Ambos nos muestran a los Doctores y Padres de la Iglesia.








Este es un fresco pintado por Turone di Maxio, un artista lombardo del siglo XIV.



En realidad, toda la iglesia es un museo de pinturas y frescos en diferentes estados de conservación. Os dejo con algunos de ellos para que los podáis ver desde cerca.








Porque los detalles son tantos que uno podría pasarse horas admirándolos.








Algunos, al estar tan altos, son complicados de fotografiar. La luz, que ilumina de forma muy irregular, tampoco ayuda.









Fuentes: El libro Verona, Historical Churches y elaboración propia.

12 comentarios:

  1. Curioso lo de las dos igleas. Cuando vamos un lugar así, intentamos mirar detenidamente para descubrir y observar todos los detalles de los que somos capaces.
    Bien los has pillado en las fotos. Me he recreado mirándolas Javier.Cuadros, las pinturas de las cúpulas todo está muy bien. Gran entrada. Mis preferidaa 9,11,25 y 30.
    Ando con retraso en los blogs.Estamos un poco liados poniendo el huerto a tono llega el buen tiempo.
    Buen jueves.Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Una iglesia edificada sobre otra no es raro aquí, pues todas las antiguas lo están sobre una mezquita, de la que algunas veces han conservado partes, como el alminar convertido en campanario o el patio interior convertido en claustro.

    ResponderEliminar
  3. Las fotos como siempre excelentes, nos da una perfecta idea de la iglesia de San Fermo Maggiore, como ya sabes en España también es muy normal edificar sobre otra iglesia "pagana" para que nadie se acuerde de ella.

    ResponderEliminar
  4. Qué elegante se ve por fuera la edificación y qué rico en detalles decorativos su interior. San Rustico... desconocía el nombre del santo... Hay que convenir que el cristianismo hizo del arte sacro su bandera y levantó monumentales arquitecturas que, independientemente de las creencias, no pueden sino admirarse.

    ResponderEliminar
  5. ¡Que preciosidad! Toda ella es como un museo.

    Saluditos.

    ResponderEliminar

  6. Hey dear! Loved your post and allready followed your blog, i want invite you to visit and follow my blog back <3

    www.pimentamaisdoce.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Es una iglesia muy bonita y llena de detalles, coincido contigo en que merece la pena reservar tiempo para recrearse en ellos.
    Tiene una bonita historia que contarnos. La verdad es que toda Verona la tiene, a poco que queramos prestar atención se nos llenan los sentidos. Mi ultima foto publicada es precisamente en Verona.
    Gracias por compartirnos las fotos y por toda la información.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Apreciado Javier
    En verdad la iglesia de san Fermo Maggiore de arquitectura romana y gótica ha tenido cambios sustanciales de acuerdo a las comunidades eclesiásticas que se han hecho cargo de ella.
    La puerta es realmente hermosa, la iglesia tiene arte por cualquier lado que se la observe: el mausoleo, el púlpito, las esculturas, los frescos… El arte nos hace más humanos…
    Qué extraño, he estado en Italia, pero no he visitado Verona. Al observar detenidamente tus excelentes fotografías, es como que estuviese allí viendo los detalles desde la comodidad de mi ordenador.
    Eres un fotógrafo excelente. Mil gracias por compartir.
    Un enorme abrazo, deseo que sigas con buena salud.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Javier. Terminé el fin de semana hartita de ordenador, hasta que se arregló. Eran 40 las que me borraron de golpe. Les mandé un correo pidiendo explicaciones del por qué incumplía las normas, no me contestaron. Pero me restauraron las 40 entradas que suprimieron. Las tuve que volver a publicar.
    Buen lunes. Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Laura M., las iglesias italianas suelen dar mucho juego por la cantidad de detalles que tienen, por la suma de estilos, por todo el arte que atesoran. Uno podría estar allí horas y horas, admirándolas.

    Senior Citizen, yo diría que en toda Europa. Nuestra historia se remonta tantos siglos que es inevitable que unos monumentos se hayan construido encima de los otros, a veces utilizando materiales del antiguo para construir el nuevo. En cuanto se excava un poco se descubren cosas fantásticas.

    Un jubilado, todas las religiones utilizan el pasado como cimientos sobre los que construir sus propias creencias. Con eso consiguen establecerse más fácilmente, es verdad.

    Una mirada, a los no creyentes nos queda la suerte de poder disfrutar de obras de arte tan fantásticas como ésta, y eso es una suerte. Me habría gustado sacar mejores fotos del exterior, pero la iglesia está en pleno centro urbano y no era fácil conseguir la perspectiva adecuada.

    Conchi, y que lo digas, está llena de detalles en los que merece la pena detenerse.

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  11. Pimienta Mais Doce, bienvenida, me alegro de que te haya gustado la entrada.

    Contadora de Libros, Verona me sorprendió gratamente. Es una ciudad excepcional en la que se pueden llenar varios días con el mucho arte que contiene. Merece, sin duda, una visita reposada.

    Rud, muchas gracias, me alegra mucho saber que te gustan las fotos, porque procuro poner cuidado al hacerlas. Italia es inabarcable, y por muchos viajes que dediquemos al país es imposible conocerlo todo ya que hay infinidad de ciudades pequeñas que merecen mucho la pena.

    Lara M., me alegro de que el problema se haya resuelto a pesar del perjuicio causado. Confiemos en que no se vuelva a repetir.

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  12. Qué maravilla, mucho arte y buenísimas fotos. Cuánto que puedo conocer gracias a estas. Un abrazo.

    ResponderEliminar