martes, 31 de agosto de 2021

Una explicación

Os pido disculpas por haber abandonado el blog sin avisar cuando suelo publicar con la precisión de un reloj suizo. Aunque las entradas están escritas desde hace mucho tiempo, entiendo este mundo como una relación biunívoca en el que visitas y comentarios se entrecruzan cabalgando las olas del interés mutuo.



No es, entonces, por falta de material o de ideas, sino por un repentino exceso de trabajo que me ata a las pantallas de un ordenador más tiempo del que me gustaría, lo que me impele a buscar mis ratos de ocio en otras partes alejadas de los pixeles.



Las semanas pasan sin que, de momento, vea un final, porque se avecina un otoño calentito que puede extenderse al primer trimestre de 2022, pero lo cierto es que os echo de menos y confío en regresar lo antes posible. El cuándo es algo que desconozco, por lo que prefiero dejaros avisados para justificar mi ausencia.



Sed buenos, que de ser malo ya me encargo yo.

8 comentarios:

  1. Como digo en el otro blog, el verano está lleno de ausencias y varias veces he pensado que debería haberme tomado vacaciones, pero ya probé un año y luego me costó volver, porque había perdido el ritmo, así que he seguido con mis tradicionales vídeos musicales y ahora, en septiembre, veremos a ver que hago.

    ResponderEliminar
  2. Espero que el exceso de trabajo no te agote demasiado y puedas seguir con tus excursiones, aunque sean cercanas.

    ResponderEliminar
  3. Hola Javier,
    Sé que en un algún comentario tuyo leí que andabas saturado de trabajo, se te echa de menos pero ya se sabe que lo primero es lo primero y en este caso es el trabajo que como dijo San Pablo el que no trabaja no come así que lo demás puede esperar.
    Un abrazo y espero que estés de vuelta tan pronto como te sea posible.

    ResponderEliminar
  4. Volando entre nubes! Bien se podría llamar así este post, bien valió la mini entrada pues las fotos son estupendas. Sigue adelante, sin prisa y sin pausa. Aquí empezó el mes con una tormenta de Santa Rosa atrasada que se agradeció en zona de incendios y en otras arrasó con todo. Te abrazo con cariño y energía de la buena.

    ResponderEliminar
  5. Hasta que puedas deleitarnos con tus viajes, disfrutaremos de estas preciosas fotos que nos dejas. Que te vaya muy bien, te estaremos esperando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Javier!
    Entiendo por lo que estés pasando. A mediados del 2018 tuve que hacer algo igual; en los comentarios avisé que no podía seguir con el blog por algún tiempo. Algunas personas no leyeron ese aviso y un par de ellos, muy gentilmente estuvieron muy preocupados; eso me dolió mucho a comienzos de este año cuando pude reiniciar, aunque más pausado.
    La vida es ahora, es hermoso esto de la amistad virtual, pero hay que priorizar nuestros deberes.
    Están encantadoras las imágenes de las nubes :)
    Un gran abrazo, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  7. Pues nada, no te preocupes y resuelve todos los asuntos del mejor modo posible.
    Entiendo estos paréntesis que pueden ser por numerosas cuestiones. Lo mejor de todo es, al final, poder regresar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Cuando regreses, lo harás con más fuerza.

    ResponderEliminar